Valle de Comayagua en Honduras

Valle de Comayagua en Honduras

A unos 80 kilómetros de la capital hondureña, Tegucigalpa, con un clima tropical encontramos uno de los puntos de ecoturismo más importantes de Honduras: el Valle de Comayagua. Su nombre deriva de una palabra nativa: “lenca” que significa: “páramos de abundante agua”.

El atractivo de la ciudad radica en su clima saludable y su antepasado colonial, sobre todo esto último. La ciudad fue fundada por los españoles en 1537 bajo el nombre de Santa María. Luego su nombre se cambió por el de Concepción de Comayagua, para finalmente llamarse Comayagua.

Como toda ciudad colonial, Comayagua tiene un atractivo arquitectónico, el cual es aprovechado por los turistas para hacer la mejor toma fotográfica.

La ciudad cuenta con una plaza central en donde se erigieron el Palacio Municipal y la Catedral de Comayagua. La vegetación verdosa rodea a la plaza central que ha sido, durante años, testiga de las celebraciones en fiestas patronales.

Además de su belleza colonial, Comayagua tiene como atractivo ecológico el Parque Nacional Montaña Comayagua. Aunque el parque pertenece, en realidad, a dos municipios más (San Jerónimo y Esquías) recibe el nombre del municipio más trascendente.

Este parque tiene una extensión de 30,094 hectáreas y tiene como picos más importantes: La Choca, Río Oscuro y El Portillo. El ecoturismo para este parque comienza en Comayagua, donde el municipio de ese lugar ha instalado un albergue para los turistas.

Aquellos que se atrevan visitar el Parque Nacional Montaña Comayagua podrán disfrutar de una flora abundante con arbustos y árboles de todo tipo, además de árboles con décadas de vida. Por el lado de la fauna, es clásico ver animales en peligro de extinción, animales que aquí pueden vivir libremente y sin temores de los cazadores furtivos. Entre ellos: armadillos, tigrillo, comadreja, mico de noche, venado cola blanca, chancho de monte, tepezcuintle y guatuza.

Si bien la fauna es abundante y exótica la flora no se queda atrás. Son 128 especies las registradas en Comayagua, plantas que no solo son atractivas sino que son consideradas, la mayoría de ellas, medicinales, además de instrumentos para la artesanía y la construcción.

Y para cerrar con broche de oro, es imposible no quedarse admirado al contemplar las cataratas de hasta 50 metros de caida, cataratas de ríos transparentes, dulce y ruidosos, además de cuevas naturales, lagunas y petroglifos muy antiguos que registran historias de los antiguos habitantes de estos lares, quienes supieron conservar la belleza de la zona y heredarla a l humanidad actual.

Foto | chamo estudio