Mar Muerto: Un mar sin vida en nuestro planeta

Un mar sin vida en nuestro planeta

Desde que niños siempre hemos escuchado hablar sobre el Mar Muerto lo cual causa siempre admiración e inquietud por saber como son sus características más ocultas; sin embargo, su mención siempre la percibíamos mediante caricaturas en la televisión e historietas cómicas, mas no en un profunda investigación sobre sus particularidades.

Para empezar les contaré un dato curioso, el Mar Muerto no es un mar sino un lago gigante que existe gracias a la desembocadura del Río Jordán desde el norte perteneciente al Estado de Israel.

A su vez, Israel se encuentra situado en la orilla oriental del Mar Mediterráneo, en Oriente Próximo, limita con Egipto, Jordania, el Líbano y Siria y su extremo más meridional llega hasta el golfo de Aqaba en el Mar Rojo.

Te preguntarás el por qué este Mar o lago le dicen “muerto”, lo cierto es que no existen vida animal dentro de él. El apelativo de Mar Muerto se debe a la alta concentración de sales que poseen sus aguas lo cual hace imposible todo tipo o forma de vida. Ingresar al Mar Muerto es toda una experiencia. Es la única vez en la que he ingresado a una concentración de aguas naturales en el que el cuerpo realmente flota sin necesidad de nadar. Un consejo, no sumergir la cabeza. Si lo haces, el intenso ardor en los ojos durará como mínimo un par de minutos.

Así es, el Mar Muerto es diez veces más salado que los demás océanos de nuestro planeta, para que tengas un ejemplo: la salinidad en otros mares es de 35 gramos por litro mientras el Mar Muerto es de 350 a 370 gramos por litro. Es decir es tanta la sal que posee en sus aguas occisas que hasta el ser humano puede flotar en ellas sin necesidad de hacer ningún movimiento o esfuerzo alguno para evitar su hundimiento.

Además el Mar Muerto no comparte sus aguas con ningún otro océano por lo que la única forma de perder su caudal es a través de la evaporación debido a que se encuentra en una zona muy desértica.

La masa de agua salada tiene 76 kilómetros de largo y 16 kilómetros de ancho con una profundidad de 396 metros, además está comprobado que los turistas que viajan para conocer el Mar Muerto tienen el privilegio de gozar de sus maravillas naturales tales como el barro oscuro que se forma por los minerales del propio mar lo cual resulta ser muy útil para el cutis y resto de piel además de ser una fuente terapéutica milagrosa para el tratamiento de la salud.

Así es que ya lo sabes si deseas llenar tu vida con aventuras no dejes de visitar el Mar Muerto y contarle a tus amigos desde tu móvil o mensajes de texto mientras te encuentras flotando en su superficie ya que aunque se gane el apelativo de Mar Muerto ni tú ni nadie sucumbirán ahogados.

Foto | Carlos Adampol