Ayacucho y la Pampa de la Quinua

Ayacucho y la Pampa de la Quinua

Perú definitivamente es un maravilloso destino que conocer, sobre todo por la variedad de su geografía, sus paisajes y regiones.

Uno de los lugares con abundante belleza natural e histórica, es el departamento de Ayacucho, el que se encuentra al sudeste de Lima. Esta locación está ubicada en la tranquilidad de la Cordillera Occidental, adornada por valles y pampas en su más puro y hermoso estado natural. La capital oficial de este departamento es la ciudad de Ayacucho, aunque los lugareños, y en general los peruanos, aún suelen referirse a esta con su antiguo nombre, que es Huamanga.

El departamento está ubicado alrededor de unos 2,800 metros sobre el nivel del mar. Su clima, durante casi todo el año es templado, siendo la temperatura media de 17.5° C. Además, se caracteriza por tener un ambiente seco, recomendable sobre todo para aquellos que sufren de enfermedades respiratorias. Sin embargo, también cuenta con una temporada de lluvias que va de los meses de noviembre a marzo.

La ciudad de Ayacucho, es sobre todo conocida por ser uno de los lugares del país, que alberga la mayor cantidad de iglesias católicas, que datan de distintas épocas, lo que configura su riqueza arquitectónica. Se dice que hay mil templos adornando la ciudad, y eso es casi cierto, pues se puede encontrar una iglesia en casi todas las esquinas del lugar. Son 33 las iglesias, que además proceden de la época Colonial, y que cuenta cada una, con su propia historia.

A 37 kilómetros de la ciudad de Ayacucho se encuentra el Pueblo de la Quinua, a donde muchos viajeros acuden por la pureza de su aire y la belleza de las construcciones andinas que adornan el paisaje rural. La actividad principal de este lugar es la alfarería, las que son nacionalmente reconocidas por su calidad y originalidad.

En este poblado se ubica la que es conocida como la Pampa de la Quinua, que es un Santuario Histórico Nacional, pues en ese lugar se celebró, hacia 1824, la Batalla de Ayacucho, importante pues en ella se definió la Independencia de Sudamérica del dominio de los españoles. La Pampa cuenta con un obelisco de 44 metros, que conmemora la lucha por la Independencia, y desde donde, por su ubicación, se puede mirar el resto de la ciudad y los paisajes aledaños. Es fácil llegar a este lugar, pues cuenta con una vía de acceso asfaltada.

Foto | OliNex