El Golfo del Morrosquillo

atardecer-en-el-golfo-de-morrosquillo.jpgEntre el valle de La Sierra Flor y el mar Caribe está situada una subregión geográfica colombiana denominada el Golfo del Morrosquillo, que comprende el litoral del departamento de Sucre, y parte del litoral del departamento de Córdoba, desde la Punta de San Bernardo, del archipiélago del mismo nombre, hasta las bocas de los Llanos y Tinajones en la desembocadura del río Sinú.

La capital del golfo es Santiago de Tolú, un municipio turístico y comercial, que es de los más antiguos de Colombia, fundado en el año de 1535 por Alfonso de Heredia, hermano mayor de Pedro de Heredia, fundador de Cartagena de Indias. En épocas de su fundación se le atribuía a este lugar el estar influenciado por la actividad de las brujas y hasta hubo quien afirmara que era la puerta por donde entraba el diablo a Colombia. Sus mitos y leyendas son muy variados, y en su mayoría son originarios de la cultura afrodescendiente de sus moradores. Tolú tiene una altura de dos metros sobre el nivel del mar, y una temperatura de 28°. Su mar es tibio y transparente, con unas hermosas playas sembradas de cocoteros. Incluya en sus visitas el parque principal, el malecón, la iglesia, durante un recorrido en bicitaxi que es un medio de transporte equipado con sombrilla y equipo de sonido donde se escucha música de la región. A cinco kilómetros de Tolú se encuentran las Playas del Francés caracterizadas por sus playas extensas, de arena blanca. Este lugar es ideal para quienes deseen disfrutar de un descanso alejado del ruido y de la polución. Más adelante se localiza la Boca de Guacamaya y la Boca de la Alegría.

A pocos minutos de Tolú se accede por una vía terrestre, mantenida en buenas condiciones, al balneario de Coveñas, que está localizado hacia el sur del departamento de Sucre, limitando con el departamento de Córdoba. Los paisajes marinos de Coveñas son apreciados por el visitante que se inclina por el ecoturismo. Su mar es límpido y cálido, con extensas playas de arena blanca. Otro atractivo para visitar en Coveñas son las comunidades indígenas, la mayoría de la etnia zenú, que ofrecen a los turistas artesanías fabricadas caña flecha. En Coveñas se realizan ferias artesanales en la época de mayor afluencia turística, es decir en época de vacaciones. Estas ferias se realizan en los meses de Enero, época de Semana Santa, Junio, y Diciembre.



normal_colombia_sucre_7.jpgnormal_colombia_sucre_7.jpgLa infraestructura hotelera de Tolú y Coveñas, los dos ejes turísticos del Golfo del Morrosquillo, está constituida por modernos hoteles y una gran oferta de confortables cabañas de alquiler, dotadas de lo necesario para fomentar un ambiente familiar.
normal_colombia_sucre_7.jpg

Ciénegas, bahías, islas coralinas, son los atractivos principales del Golfo del Morrosquillo. Entre las primeras se destaca la ciénega de La Caimanera , que tiene más de dos mil hectáreas de extensión y concentra una biodiversidad representada en corales, manglares, garzas, y reptiles. En la boca de esta ciénaga se encuentra una casa flotante rodeada de manglares que los turistas pueden visitar. En sus alrededores los nativos recogen caracoles, ostras y otros frutos del mar. El recorrido se hace en canoa mientras se asiste a un bello espectáculo de la naturaleza con sus aves de variadas especies y se puede optar por un baño en las aguas dulces y poco profundas de la ciénaga.
La ciénega del de La Leche es también abundante en manglares y posee una fauna variada, compuesta por micos, serpientes, tigres, y venados.

Desde Tolú y Coveñas se puede partir en lancha hacia las Islas de San Bernardo y la Isla Múcura, donde no solo se aprecia gran número de corales sino que se puede practicar el buceo y la natación con careta, además de poder adquirirse la langosta de menor precio del caribe colombiano. Fuerte, Cabruna, Palma, Panda Mangle, Ceizen y Santa Cruz del Islote, son otras islas de notable belleza. Santa Cruz del Islote es considerada la más poblada del mundo. Su extensión es de una hectárea de tierra y sus habitantes se cuentan en más de mil personas. El Parque Ecológico Acuario, ofrece al turista una gran variedad de fauna y flora, y en el Museo Marino, se encuentran piezas de galeones hundidos en la época de la Colonia, circundados por las historias de piratas y bucaneros que vinieron a América atraídos por el oro.

A Isla Palma, otra de las islas frecuentadas por el turismo nacional e internacional, también se llega desde Tolú en lancha, en un viaje de media hora. Aquí está ubicado el hotel Isla Palma de la organización Decamerón. En este lugar se destaca el oceanario, ubicado al final de uno de los caminos de madera construidos entre el mar y los manglares. Aquí se pueden apreciar los tiburones y delfines.

En la bahía de Cispatá se encuentra San Antero, una población cordobesa cuyos alrededores pertenecen a la desembocadura del río Sinú. Entre los atractivos de San Antero sobresale El Festival y Reinado del Burro, un particular y pintoresco evento que se celebra en el mes de marzo, durante el cual se corona al borrico más engalanado. Sus playas son limpias y blancas, y se destacan entre otras, Playa Blanca, El Porvenir, Punta de Mestizo, las playas El Bobo, El Volcán. En La bahía de Cispatá se concentra la actividad hotelera. La caracterizan unas hermosas playas y una exquisita gastronomía. Desde sus muelles el visitante puede darle de comer a las aves que esperan a sus presas, los peces. El volcán de lodo es otro de los atractivos de San Antero. En su lodo, niños y adultos pueden zambullirse, y luego bañarse con la colaboración de mujeres nativas.

La gastronomía del Golfo del Morrosquillo está basada en el pescado frito, sancocho de pescado, arroz con coco, los mariscos y frutos del mar, las panelitas, los bollos con coco, guarapos, raspados. En sus platos no faltan ingredientes como el ají dulce, el cebollín, el comino, el coco, el mango, el tamarindo, los corozos, la yuca, y el suero.